Introversión.

El mundo está lleno de ruido

El mundo no para de hablar, habla demasiado

Tantas voces discordes, el chocar de objetos, el martilleo de tacones, el contenedor abriéndose, el contenedor cerrándose, un sistema de megafonía que pita, el tráfico eterno, niños chillando, el pájaro que añora sus tiempos de solista, andamios mañaneros, alerta, bocina, aviso, cuidado, mire, pare, siga, idiota.

Aguantar eso cada día es como para pegarse un tiro.

Pero, luego y siempre están las noches, y todo se vuelve calma y silencio. Tengo sueño y no quiero dormir, no quiero perderme este instante. Casi puedo escuchar mis propios latidos, uno de los pocos sonidos que nunca molestan. Casi puedo flotar en la quietud. La bestia rugiente duerme, y los introvertidos bailamos en su sueño.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s